• yairvillalpando

Cuarenta y tres días después...

Había una deuda y esta noche ha sido pagada con respeto y amor al escudo. El futbol es tan lindo que te otorga una revancha siempre en el momento indicado. Esta noche estará por siempre en mi memoria.


Cuarenta y tres días atrás fue un punto clave para cerrar bien el torneo. Nuestra visita a Oaxaca en la jornada 9 resultó una amarga tarde con la carga de laderrota. Nos pasó de todo en el partido.


Tras el juego y con un vestidor encendido, nuestro vice habló con todos, nos recordó lo que somos y apeló a nuestro ADN. Respaldó a cada uno. Todos, respaldaron el proyecto. Nos unimos en familia.


Vinieron buenos dividendos, racha positiva y partidos muy difíciles que sacaron lo mejor de cada uno de los jugadores, cuerpo técnico y directiva.


Cuarenta y tres días después sobre el terreno de juego ellos tuvieron una revancha, nosotros, los que alentamos desde afuera, lo vivimos al máximo ante un gran rival.


En cancha el número 10 tuvo una gran primera parte, gol de media tijera para abrir el juego y con ello el dominio de la esférica, gol de medio campo como fotografía de aquel que le hizo en Copa MX a León. Gran actuación de Cachis.


En tribuna, los fieles mineros alentaron sin parar, que bien se siente ir de a poco regresando a la normalidad y de eso también se trata el futbol, de ser un respiro social y un envión anímico para todos aquellos que amamos este hermoso deporte.


En la parte complementaria Mascorro tuvo su revancha, ha cerrado en gran nivel el torneo, ha sido clave en el accionar del equipo y al 52´le tocó recibir un pase de los que él suele dar para empujar la número 5 al fondo de las redes.


La sensación en cancha es la mejor, de este lado de la línea al igual que en la tribuna se sufre y se festeja. Esta noche en cada festejo y en cada jugada se podía respirar esa sensación de unión entre equipo y afición.


La recompensa continuó y Diego Aguilar marcó el cuarto, me quedo con su festejo apuntando y reconociendo el pase milimétrico de Jesús Henestrosa.


Más tarde llegaría el misil de Horacio Torres, ¡vaya gol!, apenas y pude digerirlo en el momento, tuve que ver la repetición en el silencio de mi oficina para ver la increíble parábola que tomó la redonda.


A dos minutos del final llegaría el cerrojazo a una noche emotiva. Nuestro 15´ lo hizo ver tan fácil mientras cruzaba su disparo ante la salida del cancerbero rival. Gol de Moisés y a disfrutarlo.

Ya en el medio campo todos los jugadores, los cuales brindaron un partidazo, agradecieron a la afición su entrega y apoyo, seguro estoy que volveremos a contar con ellos en la fase de Cuartos de Final.


Hoy hubo algo más en el ambiente habitual, la inspiración llegó a cada jugador desde la tribuna, la familia, los seres queridos, la afición, todo fue componente para aumentar el deseo de concretarlo.


Cuarenta y tres días después aquí estamos convencidos que El Trabajo Todo lo Vence, que tenemos que seguir con la misma humildad y con la misma pasión en cada entrenamiento y en cada partido.


Cuarenta y tres días después sigo recordando por que el amor al futbol es tan grande. Y mientras exista una pequeña posibilidad, la más mínima, seguiré convencido de que podemos lograrlo.

#JuntosSiempreJuntos










173 views0 comments

Recent Posts

See All